† Vampires †
¿Todavía no estas registrado?

el poder de un dios - antes de la locura

Ir abajo

el poder de un dios - antes de la locura

Mensaje  uanrak el Mar Ago 27, 2013 3:17 pm

Como pequeños destellos, así es como puedo describir los sueños que tuve antes de que mi mundo cambiase, pequeños destellos de vidas ajena que giraban con violencia, aparecían y desaparecían a gran velocidad, formando miles de historias. Me desperté con una extraña sensación que invadía mi cuerpo. Miré por la ventana; noche. No era de extrañar ya que me fui a dormir tarde después de que la noche anterior tuviese insomnio. Colapsado y confuso, salí a la calle. Necesitaba tomar el aire, desprenderme de la sensación de estar viendo el mundo a través de miles de ojos. Aun así seguía viéndolo, más tenue, era como un susurro del viento, imperceptible hasta que te paras a escucharlo. Era una sensación extraña.
Era demasiado, así que me senté en un banco y me estuve bastante tiempo con la mente en blanco. Al cabo de un buen rato, en mi mente burbujearon confusas imágenes y sensaciones, sentía dolor. Corrí por toda la ciudad en su búsqueda, movido por la sensación irracional que ese sufrimiento provenía de alguna persona. Cada vez lo sentía más fuerte, sentía que estaba cerca. Mis pasos me condujeron a una calle mal iluminada y me adentre en ella. Empecé a sentir un remor a medida que me acercaba, al principio imperceptible, pero luego cada vez más fuerte, hasta que los pude distinguir, eran gritos ahogados de impotencia, ira y dolor. Avance lentamente, intentando comprender que era lo que pasaba. Y vi a lo lejos dos personas semidesnudas, ella estaba empotrada contra la paret y no paraba de gritar aunque sus gritos sonaban apagados. El odio se encendió dentro de mí, sabía que tenía el triple de masa muscular que yo, pero me daba igual, no lo iba a permitir. Cogi un trozo de piedra contundente y me dirigi silenciosamente y golpee al hombre duramente en la cabeza. Mis ojos se posaron en la chica, intente dar un paso para ayudarla, me agache y le extendí la mano, pero sentí que una fuerza me cogia por detrás y me estampaba contra la pared, era él. Me di un golpe fuerte en la cabeza, pero no tuve tiempo de caer, que me cogió y me empezó a golpear, con cada golpe creía que se me partiría algún hueso. Y todo fue muy rapido. Lo mire a los ojos con ira, y de golpe su puñetazo parecio aturarse por una fuerza invisible, sentía que lo frenaba. Estaba confuso, pero aproveche para empujarlo. Se levantó y se dirigió hacia mí. Yo estaba impasible. Era una sensación extraña, sentía que tenía control sobre él. Hice acelerar sus latidos. Se puso las dos manos en el pecho y me miro sorprendido, no entendía nada. Notaba su dolor chocando en mi mente. Estaba a punto de parar, me daba pena, pero el cuerpo de ella me reanimó la ira; lancé tres puñetazos y lo derribé al suelo. Me acerqué a él impasible y le puse la mano en la cabeza. Sentí como si le estuviese desvaneciendo su vida, se retorcía en un gran dolor, pero yo estaba ciego de rabia. Notaba su cuerpo estremecerse con fuerza, una fuerza que se fue desvaneciendo hasta que acabó inmovil. Solo entonces fue cuando tome conciencia de mis actos y me caí al suelo confuso. Intentaba poner mi cabeza en orden pero mis recuerdos de lo ocurrido no paraban de mezclarse, difusos.
El cuerpo de ella yacía en el suelo boca arriba, semidesnuda, me acerque a ella con gran esfuerzo, el dolor en las costillas era terrible. El pelo le cubria la cara. Le aparté el pelo de los ojos y ella intento fijar los ojos en mi, pero su mirada estaba vacia, no transmitia dolor, pena ni rabia. Era aun mas doloroso de ver, no transmitia nada mas que vacío. Intentando mantener la voz dulce y tranquilizadora le dije:
-Ya ha pasado todo, te llevaré a un lugar seguro ¿Dónde esta tu casa?
Silencio. Ella parecía mas una muñeca que una persona, alguien sin vida; no paraba de mirarme sin verme, encerrada en su mundo interior para no aceptar la realidad. Me quede un buen rato pensando y al final dije:
-te llevaré a mi casa. Ten mi camisa, hace frio.
Me obedeció como una autómata. Mientras la llevaba a cuestas ella me abrazaba con fuerza, notaba los hombros húmedos por sus lágrimas.
Allí estaba, sentado en la cama con otro vaso de alcohol y los ojos llenos de lágrimas. Tenía a la chica cerca, durmiendo. No paraba de sentir dentro de mi su dolor, que me heria como si mil cuchillas girasen dentro de mí. Me sentía confuso. No entendía que me pasaba, ni por que percibía otras vidas ni como había sido capaz de matar a una persona controlándola. Ese último pensamiento me torturaba y me incitaba a beber para apagarlo. Pero ese dolor acabó convirtiéndose en ira. Percibia el dolor de ella y este acabó por hacerme sentir rabia de que alguien pudiese destrozar la vida a otro así y por eso estallé, jurando que eliminaría a personas así. Así evitar el dolor. No entendia mi poder, pero ya sabía como lo usaria. En ese momento, en la oscuridad, note como una presencia oscura me sonreía.

Ese fue el motor del cambio, un solo pensamiento altruista que me trajo hasta la muerte, que acabo gangrenándose hasta convertirme en un monstruo. Ese poder me volvió loco. Me sentía un dios. Y ahora, que mi vida esta siendo extipada por la propia Muerte lo entiendo todo. Entiendo porque notaba una presencia que me sonreía, regodeándose, cada noche. No fui mas que un sucio juguete. Una simple herramienta para su entretenimiento, para divertirse viendo hasta que punto se corrompían los actos de una persona bondadosa. 
avatar
uanrak
Ancillae
Ancillae

Masculino Perro
Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 02/05/2012
Edad : 24
Localización : detras de ti!!!!!

Pergamino Vampirico
Vampiro Sabio Vampiro Sabio: Relatos sobre locura, caos y muerte

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.